20 de marzo de 2007

Biografía de Luis Ramiro


Quiero dejar constancia aquí de la maravillosa biografía de Luis Ramiro escrita por Jesús Sarabia.

Jesús Sarabia también es el responsable de mi biografía, que aparece en mi web, y del diseño del disco Castigado en el Cielo que veis a la izquierda de estas líneas.




ACERCA DE LUIS RAMIRO (NO AL ESPANTAJO)

Hola, buenos días. Estoy cansado. Luis Ramiro no es Andrés Lewin. No, no lo es. Ambos sobrevalorados seres se conocen, incluso cabría decir que tienen ciertos vínculos afectivos. Dado que tuve alguna vez la mala fortuna de cruzarme en el camino de estos atávicos y/o conductualmente aviesos ciudadanos, hoy comenzaré, con este escrito que ahora comienza, la serie de moralizantes e hiperestéticas biografías de estilo neoclásico que tratarán de mostrar a la mayor cantidad de gente posible el enorme fallo que tuvo nuestro gran creador al concebir la existencia de estos petulantes personajes. Ahora hablaré de Luis, esto es lo que haré en las líneas que siguen a esta breve y especialmente lenguaraz introducción, pues considero que esta es quizás la última oportunidad que se me brinda para hacer las cosas bien, y no mal.

Es normal que alguien, por ejemplo, que en este preciso instante, por la tarde, en un lugar cualquiera, en el que lee estas amables palabrotas, pueda quedarse estupefacto, que no tumefacto, al oler el olor a putrílago que desprende la desesperada enumeración de excelencias y, ¿por qué no?, miserias, que se adhieren como asquerosas acelgas en la espalda- metafóricamente hablando, claro-, de Luis, el magnate del linóleo.


PARTE PRIMERA

Luis nace, aproximadamente, un feliz día de octubre de 1970, a la edad de 13 años. En aquel preciso instante, un gigantesco asteroide pasaba demasiado cerca de nuestro planeta, advirtiéndonos de algo.

Su queridísima por mí madre, así como su ultrapreciado por mí, y superbienintencionado padre, el cual asistió al parto del asqueroso cantautor, quedaron estupefactos, que no tumefactos, al observar que el repugnante bebé nacía portando un cuchillo entre los dientes. La matrona sonreía, según el testimonio de su auxiliar, reflejado en el parte del parto, con una malévola sonrisa, más propia de una zorra de Satán, o de un cazador furtivo, que de una profesional de la medicina.

Debo hacer las cosas más o menos bien, pues se me encoge el corazón ante la posibilidad de hacerlo mal.

He explorado innumerables países a lo largo de mi larga existencia, pero no encontré ¡jamás! Criatura de Dios más demagógica y espinosa que Luis el cantautor.

Luis comenzó su caminar por esta grotesca vida que nos tocó vivir, con unos alicates, como dije antes; pronto comenzaría la debacle.

A mi juicio, su precoz afición a los negocios es un dato muy significativo acerca de su personalidad. Luis es esa clase de persona incapaz de pedir perdón al que lo necesita y de situar su mano sobre el hombro del desperado, ni siquiera prestará ¡nunca! apoyo logístico a un amigo que arruine sus nalgas pateando las calles de esta maltrecha ciudad con el fin de prestar algún servicio al fétido cantautor.

Luis hizo una fortuna con la industria del linóleo. Ten por seguro, amigo lector, que tus hijos, así como los míos, darán sus clases de educación física sobre el suelo fabricado por L.L.L. (Linóleos Luis Luis). Esto le otorga un poder que difícilmente podremos soportar.

Yo nací con él. Nuestras madres parían a la vez y en el mismo lugar. De hecho, apretaban la una contra la otra las plantas de sus pies. El salió unos segundos antes. Cuando conseguí sacar mi cuerpo del de mi madre, Luis me saludó y me dijo estas palabras que no olvidaré jamás: “Te voy a putear hasta que revientes”. Mi vida, entonces, es un infierno desde el comienzo, gracias al funesto personaje al que van dedicadas estas frases.

Se puede decir que Luis ha consagrado su vida a agobiarme, esta es su principal obsesión, y por tanto, también la mía.

Yo soy una persona débil, si bien de rasgos abruptos, aunque agradables.

Yo conseguí montar en moto algunas veces, he terminado un ciclo de grado superior, fui una pequeña leyenda del instituto durante mi especialmente breve adolescencia.

Pero, a pesar de todos estos inmensos logros, que me situarían en un lugar de honor dentro del sistema meritocrático, no consigo sentirme bien. Cuando cierro los ojos, prácticamente siempre aparece la imagen de su carnosa nariz, más amenazadora que la mirada inexpresiva y criminal de un varano, algo de lo que, por otra parte, también está dotado.

Edulcora cualquier velada con cualquier vulgar tonada. Nunca toca tralla, y a mí eso me ralla. ¡Dios!, lo que daría por aplastarle en una plaza gracias a la fuerza de mi vigoroso pecho.

Todo esto que dije antes, ¡y me refiero a todo!, pretendo que sea una advertencia para nuestras más jóvenes generaciones ¡Para tus hijos, lector! Para que sepan que nunca hubo hombre tan lobo para el hombre como Luis el magnate del linóleo.

Me obligan en este momento a decir que Luis Ramiro tiene un espacio cibernético donde cualquiera puede llenar su cabeza de imbécil información acerca de su persona: www.luisramiro.com También me obligan en este preciso instante, mediante muy sutiles métodos, a decir que Andrés Lewin recomienda visitarlo.

Jesús Sarabia

12 comentarios:

ElRoR dijo...

Ese último parrafo me suena, a cuando Homer Simpson al final de un episodio mientras estan saliendo las letras, suelta "bajo presión" que Antena 3 es mejor que FOX ... con ruidito de pistola incluido.

PD. ¿Soy el unico que cree que todo se puede explicar con capitulos de Los Simpsons?

SamLuok dijo...

Me veo obligado a señalar que esta lectura de la vida de Luis, que ya fui obligado a leer en el pasado, difiere en varios puntos de la semblanza que Marwan nos hace de tan actual y ominoso personaje.
Su relevancia es, por tanto, y cuanto menos, urgente.

Andrés Lewin dijo...

Como dijo algún poeta chino:

"La belleza de la montaña está en nuestros ojos"

Nuestra propia personalidad siempre se reflejará en las opiniones que vertemos sobre las cosas y las personas, porque somos incapaces de construir otra opinión basada en modelos diferentes a aquél que tenemos como referencia constante.

He dicho!

SamLuok dijo...

No.

José L. Serrano dijo...

Pues por aquí estaremos, un placer leerte y oirte.

Jose L Serrano (latabernadelmar/dosmanzanas)

SuperUltraMegaHiper dijo...

Ay Andrés, Ay Andrés, tanto tiempo tratando de escucharte mas de cerca y de esperar que crearas por fin un blog. Nos vemos y si necesitas páginas para poner mono tu blog, sólo dilo. Saludios.
nic0lash

Andrés Lewin dijo...

Hola! Los de arriba: gracias por visitar mi nuevo blog! A que han quedado bonitas mis imágenes al principio de cada entrada? Cuidaré ese detalle.

laperfida dijo...

Lo de "ambos sobrevalorados seres se conocen" me gusta por ritmo y humor.

Y sí, las imágenes quedan muy bonitas. Me alegro de que tengas blog para poder seguirte los pasos más de cerca. Nos vemos el martes en el concierto XD

SamLuok dijo...

Escribe más cosas.

Anónimo dijo...

a mi la gente que escribe asi como si fueran intelectuales del ARCO me tocan la polla que no veas.

la bitacora de amandine dijo...

Hola andrés:
me alegra que te hayas lanzado al mundo blogger.
Enhorabuena por ser tan "apañaó".
un beso desde Royal City.

SamLuok dijo...

Después de lo que moló el concierto yo también he escrito un post sobre Luis.